miércoles, 30 de abril de 2014

El arte de saber ver.



Todo lo que nos rodea está dispuesto de manera que el niño, y más tarde el adulto pueda aprender de él. Andrés Soria Olmedo apoya su opinión sobre varios autores y reafirma que hay que enseñar a pensar, utilizando la naturaleza que nos rodea. Pone varios ejemplos en los que, la naturaleza, un paisaje que no está trabajado por el hombre, y que se puede considerar osco y plebeyo, ha ayudado a grandes artistas a encontrar inspiración para sus trabajos. Debido a esta teoría, defiende que la educación se podría tratar como un dialogo constante entre alumnos y maestro, utilizando su entorno como objeto de atención y materia de aprendizaje. Describe el aprendizaje como un proceso intuitivo, que requiere cierta instrucción. Soria, cita textualmente a Manuel Bartolomé Cossío "educar antes que instruir; hacer del niño, en vez de un almacén, un campo cultivable, y de cada cosa una semilla y un instrumento para su cultivo" (Soria, 2013). El ser humano es naturalmente curioso, y por lo tanto dado a la experimentación. El profesor puede encaminar al alumnos, pero solo el propio alumno tiene el poder y la decisión de aprender. Soria sigue citando a otros autores como Alberto Jiménez Fraud "Solo una mente abierta a todas las ideas y perseguidora de una síntesis de conocimientos puede abrirse camino hacia una vida mejor" (Soria, 2013). Utilizar el mundo que nos rodea, la naturaleza y las nuevas tecnologías , y exprimirlo para su propio aprendizaje, ayuda a mostrar el camino del conocimiento, y a acercarlo a la realidad del alumno.

Soria Olmero, A. (2013). El arte de saber ver. Mercurio, 153. Recuperado el 28 de Abril de 2014 en http://revistamercurio.es/temas/el-arte-de-saber-ver/


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada